Sitios y espacios protegidos de La Zarza

En el término municipal de La Zarza existen cinco elementos protegidos, dos de ellos son Bienes de Interés Cultural (BIC) y el resto espacios naturales. Los BIC están amparados en la Ley de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura, que los identifica como bienes relevantes del patrimonio de la comunidad autónoma. En La Zarza contamos con los BIC del abrigo de La Calderita y la iglesia de San Martín. En el caso de los espacios naturales están protegidos de acuerdo a la Ley de Conservación de la Naturaleza y Espacios Naturales de Extremadura. Estos espacios son Sierra Utrera, la Sierra de Peñas Blancas y los ríos Guadiana-Matachel. Los dos últimos forman parte también de la Red Ecológica Europea Natura 2000.

BIENES DE INTERÉS CULTURAL (BIC)

Abrigo de La Calderita

DOE nº 13, 20 de enero de 2013.
DECRETO 2/2011, de 14 de enero, por el que se declara el abrigo de La Calderita como Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica.
El Abrigo de La Calderita se localiza a unos dos kilómetros al suroeste de la población de La Zarza. El abrigo está formado sobre una gran pared cuarcítica, orientada de sur a sureste, y presenta un perfil vertical e inclinado hacia fuera por su parte superior a modo de bisel. En cuanto a su longitud, llega a medir más de diez metros, que se prolongan hacia sureste unos cinco metros más.
Se trata de un conjunto de pinturas esquemáticas, distribuidas en cinco grupos o paneles. Están realizadas con tintas planas y trazos continuos de diferente grosor. Las distintas tonalidades de rojo dominan el espectro gráfico; este pigmento de color rojizo utilizado en las pinturas se obtendría del procesamiento de óxidos minerales presentes en la sierra. Entre los motivos representados destacan los antropomorfos.


Iglesia de San Martín


DOE nº 192, 6 de octubre de 2014.
DECRETO 223/2014, de 30 de septiembre, por el que se declara la iglesia de San Martín como Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento.
La iglesia de San Martín, perteneciente a la archidiócesis de Mérida-Badajoz, se ubica en una zona elevada del núcleo urbano, en el centro de un conjunto de desembocaduras de calles. Se trata de un edificio completamente exento y construido con ladrillo, mampostería vista y sillares.
Su cronología es principalmente del siglo XVI, si bien las dos portadas serían más tardías, probablemente del siglo XVII. Destaca además en el templo el aspecto mudéjar de parte de la construcción, particularmente el friso de ladrillo realizado mediante arcos entrelazados y almenas escalonadas que recorre las fachadas del evangelio, de los pies y el ábside.
En el interior destacan las bóvedas de crucería y las ménsulas renacentistas que soportan los empujes de los arcos de la nave. En las claves de las bóvedas son visibles el escudo de la Orden de Santiago y distintos motivos geométricos.
Además del propio edificio, son parte inseparable de este BIC varios retablos e imágenes conservados en el templo.

ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS

Sierra Utrera


DOE nº 226, 24 de noviembre de 2014.
DECRETO 250/2014, de 18 de noviembre, por el que se declara el Lugar de Interés Científico (LIC) Sierra Utrera.
Se trata de un pequeño enclave al sur de la Sierra de Peñas Blancas y muy próximo al embalse de Alange, con una superficie protegida de 14,8 hectáreas. Los Lugares de Interés Científico son espacios generalmente aislados y de reducidas dimensiones que reciben una protección en atención al interés científico de alguno de sus elementos naturales o a la existencia de especímenes o poblaciones animales o vegetales amenazadas de extinción o merecedoras de medidas específicas de protección. En concreto, en Sierra Utrera pueden encontrarse varias especies de orquídeas, como Orchis champaneuxii, Orchis morio subsp picta, Serapias lingua, Serapias parviflora y Serapias perez-chiscanoi. La última de ellas es de particular interés, pues se trata de una especie incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura en la categoría “En Peligro de Extinción” y en la Lista Roja de la Flora Vascular Española como “Vulnerable”. Con la protección del enclave se trata de evitar el riesgo de amenaza ante diversas actividades agroganaderas, tales como los tratamientos con herbicida, el pastoreo o la roturación del suelo.

Sierra de Peñas Blancas


Clasificación: Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Sierras Centrales y Embalse de Alange.
Las Zonas de Especial Protección para las Aves son lugares que requieren medidas de conservación especiales con el fin de asegurar la supervivencia y la reproducción de las especies de aves, en particular de las incluidas en la Directiva de la Unión Europea 79/409/CEE, relativa a la conservación de las aves silvestres.
De las 17.692 hectáreas que comprende esta ZEPA, 1.193 se encuentran en el término municipal de La Zarza. Se trata de las partes más elevadas de la Sierra de Peñas Blancas, que quedan incluidas en la Zona de Interés Prioritario, según el Plan de Gestión de la ZEPA.
Su interés ambiental se centra en la existencia de una abundante y diversa comunidad de aves rupícolas, como águila perdicera (Aquila fasciata), águila real (Aquila chrysaetos), alimoche (Neophron percnopterus), buitre leonado (Gyps fulvus), búho real (Bubo bubo) y collalba negra (Oenanthe leucura). Además en esta ZEPA, en el vecino municipio de Alange, encontramos el único enclave de toda España donde se pueden observar las cinco especies de vencejo presentes en la Península Ibérica: cafre (Apus caffer), moro (Apus affinis), real (Tachymarptis melba), común (Apus apus) y pálido (Apus pallidus). Respecto a las especies botánicas destaca el erodio de roca (Erodium moureti), especie catalogada como “Vulnerable” en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura.

Ríos Guadiana y Matachel


Clasificación: Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Río Guadiana Alto-Zújar.
Los Lugares de Importancia Comunitaria son espacios que contribuyen de forma apreciable a mantener en un estado de conservación favorable algunos de los hábitats naturales que se citan en la Directiva de la Unión Europea 92/43/CEE.
En el término municipal de La Zarza este LIC incluye todo el tramo del río Guadiana, que delimita al norte el término municipal, así como el río Matachel desde la presa de Alange hasta la desembocadura de éste en el Guadiana.
Entre las especies propias del medio acuático destacan los peces, con especies autóctonas como sábalo (Alosa alosa), rutilo (Rutilus alburnoides), pardilla (Rutilus lemmingii), jarabujo (Anaecypris hispanica), barbo comiza (Luciobarbus comiza) y locha (Cobitis taenia). Otras especies asociadas a los cursos de agua son la nutria (Lutra lutra) y los galápagos leproso (Mauremys leprosa) y europeo (Emys orbicularis). La vegetación arbórea y arbustiva conforma bosques galería, con especies como sauce blanco (Salix alba), álamo blanco (Populus alba), fresno (Fraxinus angustifolia) y adelfa (Nerium oleander).

Publicado en el número 6 de Hoy La Zarza.

Día Mundial contra la Esclavitud Infantil

El 16 de abril es el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. Este día se conmemora el asesinato del niño Iqbal Masih, quien fue vendido a la edad de 4 años por su padre para afrontar una deuda de 600 rupias, lo que supuso que Iqbal pasara su infancia trabajando en régimen de semiesclavitud. Iqbal pudo escapar a los 10 años, y en vida se convirtió, pese a su juventud, en un activista contra la explotación laboral infantil. Pero el 16 de abril de 1995 fue asesinado mientras iba en bicicleta. Tenía 12 años.

En este libro podrás descubrir su dramática pero esperanzadora historia:



Pulsa sobre la imagen para más información.

Según Save the Children, actualmente existen 218 millones de niños trabajadores en el mundo, con edades comprendidas entre los 5 y los 17 años. Más de la mitad de ellos, unos 126 millones de niños, realizan trabajos peligrosos y unos 8 millones y medio lo hacen en condiciones de esclavitud, atrapados en las peores formas de trabajo ilegal, degradante y peligroso.

Iqbal Masih (1983-1995)

Por el Camino Natural del Guadiana

Un día de otoño, antes de que el viento desnude los árboles amarillos de la ribera, o bien una jornada de primavera, cuando los trinos ponen letra a la música del agua. Preparamos lo poco que necesitaremos y nos echamos al campo. Andando o en bicicleta. Pero sin prisas, dispuestos a ver lo que cotidianamente no nos detenemos a mirar. Vamos a recorrer un tramo del Camino Natural del Guadiana, uno de los senderos establecidos por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que sigue al Guadiana a lo largo de su discurrir por el territorio nacional. La etapa 31 de este recorrido nos llevará desde La Zarza hasta Mérida, con una distancia de casi 19 kilómetros y sin apenas desniveles, por un camino cómodo y sin dificultad alguna. Nosotros lo realizaremos a pie y lo completaremos en cuatro o cinco horas, aunque la duración dependerá del interés de cada cual.


Los preparativos deben incluir la vestimenta apropiada según las condiciones atmosféricas previstas para la jornada, además de un ligero bocado y agua, pues no encontraremos ningún punto de abastecimiento en todo el trayecto. Vamos dispuestos a observar detenidamente la naturaleza, por lo que prestaremos atención a la vegetación y a la fauna. Es conveniente, por tanto, que no olvidemos los prismáticos, un cuaderno de notas y alguna guía de identificación de especies. Si queremos ahorrar peso en nuestra mochila, podemos descargar algunas apps gratuitas en nuestro móvil (“Aves de España” y “Arbolapp”, por ejemplo), que también nos servirá para tomar fotos. Es imprescindible tener presente que nunca debemos arrojar basura al medio natural y que debemos evitar producir ruidos.

Los paisajes que vamos a recorrer están en parte incluidos en un espacio protegido, el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del río Guadiana Alto-Zújar. Los LIC son, según la Ley de Conservación de la Naturaleza y Espacios Naturales de Extremadura, lugares que contribuyen de forma apreciable a mantener determinados hábitats naturales y especies de interés en la Unión Europea. En nuestra zona, el LIC incluye todo el tramo del río Guadiana que delimita al norte el término municipal de La Zarza, así como el río Matachel desde la presa de Alange hasta su desembocadura en el Guadiana. Es en este último sector donde podremos apreciar el hábitat típico de las riberas, el bosque galería. Chopos, fresnos, sauces, mimbreras,… crecen en una tupida espesura junto al cauce, pues necesitan abundante agua para su desarrollo. A estas especies arbóreas les acompañan otras propias del sotobosque ribereño mediterráneo, como la adelfa, el taray y la enea. En las orillas del Guadiana, sin embargo, son frecuentes otras especies alóctonas introducidas por el hombre, como el eucalipto, la caña y el camalote. Esta última es una planta acuática considerada una de las especies invasoras más problemáticas en Extremadura.


Pero es hora de ponerse en marcha. Justo desde la carretera EX­-105 iniciamos la caminata, a la altura de la calle Mérida, en las proximidades de la Ciudad Deportiva de La Zarza. Será fácil seguir el trayecto, pues la señalización (con indicativos metálicos de color rojizo sobre soportes de madera) está bien definida. Uno de los primeros elementos que encontraremos será el canal del Zújar, una de las principales arterias de riego en las vegas del Guadiana. Continuaremos por una pista asfaltada, con precaución ante el posible tránsito de vehículos, rodeados por campos de cultivo (maizales y olivar principalmente) hasta llegar a unas parcelas dedicadas a la ganadería porcina. Aquí el camino pasa a ser terrero y pronto nos lleva hasta el río Matachel. Antes de cruzarlo por un vado podemos obtener información ambiental en uno de los distintos paneles informativos de “Corredores ecofluviales de la provincia de Badajoz” que encontraremos a lo largo de nuestro paseo. Es el momento de realizar una primera parada y observar la vegetación de ribera, así como tratar de descubrir entre la espesura algunas de las aves propias de estos hábitats (zarceros, mosquiteros, currucas, herrerillos, carboneros,…). Si es primavera, a partir de este punto sus trinos nos acompañarán sin cesar. Además, en las piedras y troncos de la orilla podríamos detectar excrementos de nutria, uno de los mamíferos habituales en nuestros ríos. Si la nutria está directamente asociada al agua, el meloncillo campea entre la vegetación de las orillas. Lamentablemente, los anfibios y reptiles acuáticos cada vez escasean más, pero ranas y galápagos leprosos aún suelen ser frecuentes en nuestros ríos.


El cerro Alanjón se eleva frente a nosotros al cruzar el Matachel, y a continuación seguimos aguas abajo, avanzando entre dos hábitats bien contrastados: a la izquierda los campos de cultivo, a la derecha el bosque de ribera. Este es un tramo de muy agradable paseo, y en el que es conveniente detenerse de cuando en cuando y otear el cielo en busca de alguna rapaz en vuelo, como el buitre leonado, las águilas perdicera y calzada o los milanos negro y real. Volvemos a cruzar el Matachel y en su margen derecha observaremos arrozales, donde seguramente podamos ver algunas garcillas bueyeras, y si es época de invernada, también avefrías y gaviotas. De nuevo, esta vez la última, cruzaremos el Matachel y enseguida tomaremos una estrecha senda a la derecha. A partir de aquí el camino ya está prohibido para los vehículos a motor. Superado el tramo estrecho en la zona de confluencia del Matachel y el Guadiana, el recorrido transcurre entre este último y la carretera que une Alange con Mérida. Esta proximidad permite acceder en vehículo desde la carretera hasta el camino en distintos puntos y, dado que el camino está asfaltado o encementado en la parte inicial de este tramo, es muy apropiado para su disfrute por personas con movilidad reducida. Por otra parte, conviene avisar de que, en caso de realizar el recorrido en bici, se debe circular con precaución, pues podemos cruzarnos con otras personas, y además si el pavimento está mojado es fácil resbalar.



A la altura de la urbanización Miralrío, tras superar el límite del término municipal de La Zarza, el camino vuelve a ser de tierra y la espesura de árboles de ribera y encinas nos proporciona sombra, que también aprovechan los rabilargos y los mirlos. Llegamos después al centro de interpretación “El Berrocal”, un antiguo edificio conocido como “la fábrica de luz” (una minicentral hidroeléctrica), gestionado por la Confederación Hidrográfica del Guadiana, que constituye uno de los equipamientos de apoyo para el programa de Voluntarios en Ríos. Aunque la instalación suele encontrarse cerrada, conviene realizar una parada en el área de descanso para leer los paneles informativos y acercarnos al azud próximo. Es esta una zona adecuada para observar aves acuáticas y de ribera, como las garzas real e imperial, la garceta común, el martinete, el cormorán o el ánade real. Otras aves más pequeñas, pero de llamativos colores, son la oropéndola y el martín pescador. Y más adelante tendremos ocasión de observar muy de cerca una colonia de cigüeñas blancas, cuyos numerosos nidos se levantan como almenas sobre unas viejas paredes, justo a la izquierda del camino. No debemos olvidar que es muy importante no causar molestias a las aves, sobre todo si se encuentran en el periodo de incubación, pues podemos provocar la pérdida de la puesta.



El tramo final de nuestro recorrido nos aproxima a nuestro destino. Tras pasar bajo el puente de la carretera N-V se nos muestra en toda su longitud la prolongada arquería pétrea del puente romano de Mérida, construido para cruzar el río Ana, cuyo nombre latino tal vez tenga origen en el prefijo celta an (agua). Los árabes, después, lo llamarían Wadi-Ana (río Ana).

El río ha sido siempre una metáfora de nuestras vidas. Poetas y filósofos, gentes contemplativas y reflexivas, han visto en el río el símbolo del transcurrir de nuestra existencia. Así como es penoso tropezar en la vida con dificultades, es también triste comprobar cómo hay personas insensibles a su propio camino, a su propio río. Nuestro entorno es el río que sostiene nuestras vidas. Todos (senderistas, cicloturistas, pescadores, visitantes) debemos colaborar para mantener limpios nuestros ríos, respetando sus orillas, pues al fin y al cabo son las nuestras.

Publicado en Hoylazarza.es (diciembre 2014).



Concurso Eustory


Eustory es un concurso de historia para jóvenes de 4º ESO, Bachillerato, FP y ESPA que se celebra en toda España y América. Los jóvenes de 14 a 21 años se convierten en historiadores de lo que les rodea, sacando a la luz elementos clave de la historia que no aparece en los libros de texto. Indagan en su propio pasado siempre en relación a un tema específico, que en la presente edición será "América".



Toda la información en

http://eustory.es/